lunes, 7 de agosto de 2017

Bajo de Fuera mi mejor Regalo



El miércoles pasado día 1 de agosto, después de la paciencia de Luis, las collejas de Jesús y los consejos de Vanessa y John por fin me llego mi ansiado certificado de Dive Master, y el universo, el Karma, o Dios, llámalo como tú quieras, quiso que estrenará mi certificación visitando el Bajo de Fuera, lo acogí como un premio, un regalo, una muestra de recompensa a tanto trabajo realizado… Y que decir… Fue increíble, y además de la mano de quien mejor puede enseñar el Bajo de Fuera….J.G.

Nada más bajar por el cabo hacia el muerto nos tiramos por una pared, un precipicio oscuro, excitante, y hay estaba, a 42 metros de profundidad,  la Popa del Nort America, increíble cómo se veía la silueta del barco bajando por aquella vertiginosa pared, después de llegar, empezamos a navegar hacia a lo largo de la pared, otra silueta, esta vez una proa en forma de V invertida reposaba en la ladera de aquel bajo, se trataba de la proa del famoso Sirio, 47 metros de profundidad, nos adentramos en ella, los focos encendidos dentro de la proa del Sirio hizo que los colores aparecieran, fue un espectáculo de color rojo y anaranjado con miles de peces en su interior, salimos del Sirio, y poco más adelante el invertido Minerva y su majestuosa Hélice, Tres pecios y no llevábamos apenas 15 minutos de inmersión, mire mi ordenador que sumaban 6 minutos de Deco, la verdad que poco me importó el espectáculo merecía la pena,  sobrevolamos el Minerva y una vez que dejamos atrás su silueta empezamos ascender bordeando el bajo, anclas y miles de chatarra esparcida por su fondo testigos de los naufragios sufridos en esa Latitud fatídica en aquella época. 

A lo largo que lentamente ascendíamos por el bajo llegamos al llamado “acuario” no te voy a explicar a qué se debe su nombre, ya te lo puedes imaginar, seguimos ascendiendo y bordeando el bajo disfrutando como niños ,de su vida y sus colores, y todo esto a la vez que te vas restando deco, llegamos al muerto y listos y limpios para subir, en el bajo de Fuera la deco te la quitas de paseo por un bajo espectacular y cuando llegas al muerto, ya estás listo para realizar tu parada de seguridad y terminar la inmersión.

En fin, una inmersión increíble, la mejor con la que podría estrenar mi certificado.

Por cierto, mañana repito¡¡