ANIMATE

Bautizos, guias, pecios, cursos..... y mucho amor por el buceo¡

animate¡¡¡
Tlnf: 683278816
Email: svarela.diver@gmail.com (Sebas)

Sebas Varela


Buceo en Pecios.



¿Por qué bucear en barcos hundidos? 
Cuatro de las razones más comunes son la curiosidad y aventura, la historia, la vida acuática y la fotografía.

Curiosidad y aventura. Los barcos hundidos son enigmas, especialmente la primera vez que buceas en ellos. Al explorar un barco hundido casi intacto, te puedes encontrar preguntándote de dónde procede, quién trabajaba en él, que puertos visitó y por qué se hundió. Al visitar un barco hundido bien conocido e investigado, es fácil imaginar al capitán de pie sobre el puente luchando contra la tormenta fatal o intentando evitar un torpedo, y preguntándote como sucedió. Cada vez que miras hacia, alrededor o bajo el algo se produce un momento de anticipación porque, ¿quién sabe lo que se va a encontrar?

Historial. Los barcos hundidos son algo más que barcos perdidos, son recursos históricos del pasado del hombre. Por eso, muchas de las personas que bucean o  trabajan en barcos hundidos son arqueólogos e historiadores que buscan indicios sobre nuestro pasado cultural cuando el barco todavía navegaba. Algunos barcos hundidos contienen evidencias históricas irremplazables, que debes repetir y dejar intactas.

Vida acuática. Tal y como se mencionó en la introducción, los barcos se convierten rápidamente en arrecifes del artificiales, atrayendo a la vida subacuática y aportando nuevos hábitat (algo donde crecer y refugiarse). En algunas regiones, el mejor sitio para encontrar vida acuática son los barcos hundidos. En estas áreas, te puedes apuntar al buceo en barcos hundidos no tanto por los barcos hundidos, sino porque es el mejor lugar para encontrar vida natural.

Fotografía. Gracias a las elevadas estructuras estables y vida acuática que se encuentra normalmente en ellos, los barcos hundidos tienden a ser fotogénicos. Los barcos hundidos ofrecen un fondo que las personas que no bucean pueden reconocer, facilitándoles relacionarlos con lo que ven. Si te gusta la fotografía subacuática, no te olvides tu cámara de fotos o de vídeo, cuando bucees en un barco hundido.

PELIGROS Y CONSIDERACIONES DE BUCEO EN BARCOS HUNDIDOS

Cinco Peligros Potenciales del Buceo en Barcos Hundidos

Objetos afilados. El metal oxidado, maderas astilladas, cristales rotos, incrustaciones de coral y otros objetos pueden cortar a un buceador  descuidado. Aunque los barcos hundidos intencionadamente tienden a tener menos peligro, con el tiempo un borde oxidado se pueden convertir en un cuchillo afilado.

Controla bien la flotabilidad para reducir al mínimo el contrato con el barco hundido, y lleva puestos guantes protectores  resistentes siempre que bucees con ellos. También es sensato mantener al día las vacunas contra el cáncer el tétanos por si te cortas accidentalmente.

Enganches. Engancharse es raro, pero los barcos hundidos tienen a menudo cabos viejos, sedales de pesca y otros. Debido a que los barcos hundidos atraen a los peces, son zonas de de pesca populares. Sedales de pesca y algunas veces reces acaban enganchándose al barco hundido. Evítalas mirando por dónde vas. Mira hacia arriba y alrededores para evitar nadar cerca de una zona donde puedas quedar enganchado. Cuando bucees en barcos hundidos, lleva siempre en cuchillo afilado con una hoja lisa y otro dentada por si encuentras un enganche demasiado difícil de deshacer con la mano.

Vida acuática. Un barco hundido se convierte rápidamente en un arrecife artificial, por lo tanto espera encontrar en un barco hundido la misma vida acuática que muerde o pincha  que exista en los arrecifes naturales. Evítala de igual forma a como lo harías en un arrecife natural: vigila  dónde pones las manos, pies y evita el contacto  con criaturas desconocidas.

Estructuras inestables. Conforme un barco hundido envejece y se deteriora, algunas partes se debilitan, los soportes ceden y las pareces se desplazan. En algunos barcos hundidos, existe un peligro de derrumbe de paredes y de desprendimiento de objetos. Evita bucear alrededor de barcos hundidos con estructuras inestables. Se encuentras un trozo que parece poco firme y que pueda desmoronarse, sal de esa zona. No nades por debajo de nada que pueda caerte encima.

Remolinos y sifones. El oleaje y el movimiento del agua a través de un barco hundido pueden provocar sifones periódicos o corrientes rápidas a través de zonas angostas y escotillas. Si encuentras resaca, sé prudente con este movimiento del agua y mantente apartado de los espacios estrechos, escotillas y zona angostas. Mejor aún, aplaza tu visita al barco hundido hasta que la puedas hacer en condiciones favorables.
    
Orientación Local sobre un Barco Hundido Nuevo
Cuando su bucea en un  barco hundido por primera vez, especialmente en una zona nueva, es buena idea que un instructor, divemaster o buceador experimentado local te oriente sobre él. Las técnicas de buceo en barcos hundidos varían entre una zona y otra y de un barco a otro, éste es un buen modo de informarse sobre las mejores técnicas. tu instructor te enseñará la mejor técnica para la Inmersión de Aventura en Barcos Hundidos.

Otra razón para una orientación local es que un barco hundido puede tener sus propios peligros y puntos de interés. Un buceador experimentado con el barco hundido te puede ayudar a planificar tu inmersión permitiéndote saber con antelación lo que vas a encontrar.

Penetración en Barcos Hundidos
Los barcos hundidos intactos pueden tener escotillas y pasillos abiertos que parecen invitar a explorarlos. Entrar al barco puede parecer inofensivo, y puede que no aprecies un peligro inmediato, sin embargo entrar a un barco hundido sin entrenamiento y equipos especiales te coloca en una situación extremadamente peligrosa. Las técnicas para penetrar en barcos hundidos están fuera del ámbito de esta sección. Al entrar en el entorno cerrado de un barco hundido te enfrentas a cinco peligros graves, es importante que entiendas por qué no debes entrar en un barco hundido sin el equipo y preparación apropiados.

Pérdida de orientación. Mientras que desde el exterior pueda parecer seguro, simplemente el entrar a un barco hundido puede producir confusión,  empeorando si yace sobre su costado. Los pasillos y puertas bloqueadas impiden el paso a través de ellos y en cambio abren oyrtos. El camino de salida equivocado  parece “mas correcto” que el apropiado. Es muy fácil que pierdas tu sentido de orientación dentro de un barco hundidos.

Falta de acceso directo a superficie. Si tienes un problema con el suministro de aire u otra emergencia, debes salir del barco hundido antes de poder ascender. El ascenso de emergencia nadando y el ascenso de emergencia por flotabilidad ya no son opciones válidas.

Pasajes angostos. Dentro de un barco hundido, te puedes encontrar en un pasadizo tan estrecho que te impida girarte. Esto eleva la posibilidad de golpear objetos afilados o abrasivos; y pueden incluso impedirte salir al exterior. Puedes ser imposible que tu compañero y tu paséis por un pasadizo estrecho compartiendo el aire en una emergencia.

Objetos que caen. Al moverte puedes golpear objetos sueltos que pueden caer encima, o detrás de ti bloqueando la salida.
 
Sedimentos. La mayoría de los barcos hundidos tienen una capa de sedimentos (materiales diseminados) en su interior que puedes levantar fácilmente al ser removidos con las aletas, manos e incluso por las burbujas de la respiración. Esto puede reducir la visibilidad prácticamente a cero, haciendo casi imposible encontrar el camino de salida.

Obviamente, la penetración en barcos hundidos es una actividad reservada a personas entrenadas y  equipadas para afrontar estos riesgos. Si descubres que estás interesado en la penetración en barcos hundidos, apúntate al curso de Especialidad PADI de Buceo en Barcos Hundidos que puede enseñarte las técnicas necesarias para inmersiones recreativas con penetración limitada en barcos hundidos. Pregunta a tu instructor si su curso abarca la penetración en barcos hundidos y si realizarás este tipo de inmersión en el curso (es opcional).

EVALUACIÓN Y NAVEGACIÓN EN UN BARCO HUNDIDO

Evaluación del Barco Hundido
Evaluar el barco hundido es más una cuestión de buen juicio que un proceso deliberado, aunque en algunos casos puedes concentrarte en hacerlo. Generalmente hay tres puntos a evaluar cuando bucees en un barco hundido por primera vez, y que evaluarás continuamente cada vez que vuelvas a visitarlo.

Posibles riesgos. Busca los riesgos descritos anteriormente de manera que puedas evitarlos, y estate atento a cualquier peligro exclusivo de este barco.

Puntos de interés. Busca lo que destaca, y lo que hace interesante. Busca las características principales que te indiquen algo sobré el. No olvides observar atentamente – las partes más interesantes de un barco hundido no son necesariamente las mayores y más evidentes. Busca los cambios, lo que viste la última vez puede haber desaparecido, y en algunas ocasiones algo que no viste la última vez puede haber desaparecido, y en algunas ocasiones algo que vives pede ser obvio ahora.

Estado general. El estado del barco hundido afecta a la forma en que lo exploras y a tu seguridad. Presta atención a su resistencia - ¿es débil por algún lado? ¿Está reconocible e intacto o deshecho y esparcido en una gran zona? Esto te da una imagen del barco hundido, después de varias inmersiones, puedes ser capaz de contar muchas cosas incluso de un barco completamente destrozado.

Navegar en el Barco Hundido
El método que uses para navegar en un bardo hundido depende de su estado. Hay tres formas básicas de navegar un barco hundido, y puedes encontrar conveniente utilizar técnicas diferentes en distintas partes del mismo barco hundido, o combinarlas en ocasiones.

Seguir el perfil del barco hundido. En un barco hundido bastante intacto, la navegación más sencilla puede ser darle la vuelta como harías si estuviera fuera del agua. Por ejemplo, puedes nadar a lo largo del casco, o seguir la cubierta o la borda. Esta es una de las formas más sencillas de navegar en un barco hundido.

Características de referencia. En un barco hundido deshecho, o incluso en uno intacto en aguas turbias, puedes necesitar anotar rasgos únicos y su posición relativa para encontrar tu rumbo. Si es necesario, anótalos en una pizarra cuando empieces la inmersión y usa tu croquis como un mapa para el regreso.

Línea base. Se utiliza una línea base en un barco hundido muy disperso o deshecho, es una línea recta a través de los restos del naufragio. En agua clara y tranquila, la línea base puede ser tan informal como una dirección general a través del barco hundido y en aguas más turbias se puede usar un rumbo de brújula. (Nota.- Los objetos de hacer o hierro de un barco hundido pueden afecta a la lectura de tu brújula ya que la aguja magnética se ve atraída por ellos. No esperes que tu brújula sea tan precisa como lo es habitualmente cuando navegues en un barco hundido). Con mala visibilidad o con corriente fuerte, tu línea de base puede ser un cabo que extiendes a través de los restos del naufragio.

Utilizas una línea base nadando a través de ella, abandonándola en distancias cortas para explorar el barco hundido. La línea base forma un rumbo de regreso conocido hacia el punto de salida. Siguiendo el rastro de la línea base, siempre sabes dónde te encuentras y el camino de regreso al final de la inmersión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario